Cosas de bodas

Algo nuevo, algo viejo, algo prestado y algo azul


Compartir mola.... Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Nuevo, viejo, prestado y azul, tres elementos imprescindibles en  una novia

Cualquier sociedad o cultura, se distingue del resto, entre otras cosas, a través de sus costumbres y tradiciones, que se transmiten de generación a generación marcando patrones de comportamiento y rasgos de identidad que aunque es cierto que muchas de ellas, con el paso de los años y la asimilación de nuevos estilos de vida, van perdiendo presencia, hasta llegar a desaparecer en muchos casos, aún se conservan algunas que todos conocemos.

Está claro que dentro de una comunidad de seres humanos, la unión de dos personas en matrimonio o en cualquier fórmula que se adopte, supone un acontecimiento de primera magnitud dentro de la comunidad y por supuesto en las vidas de los contrayentes, siendo innumerables las tradiciones y ritos que en cualquier colectivo humano rodean esta ceremonia que asumimos y seguimos sin pensar ni preguntarnos su origen y motivación.

Algo nuevo, algo viejo, algo prestado y algo azul

Una tradición milenaria presente en nuestras bodas

En nuestra sociedad, una de las tradiciones más enraizadas y que prácticamente todos conocemos, consiste en que la novia debe llevar en su atuendo cuatro componentes esenciales que son algo nuevo, algo viejo, algo prestrado y algo azul, que aunque todos acostumbramos a seguir, pocos conocen su origen y motivación, aunque es mucho lo que se ha escrito sobre ello,  diferente en cada uno de estos cuatro elementos y que explico a continuación:

Algo nuevo: Símbolo de la nueva vida que comienza, el proyecto en común que iniciamos pletóricos de ilusión y felicidad, y que el llevar algo nuevo, que por lo general se considera el vestido de novia, nos traerá la felicidad y la dicha que en ese momento estamos seguros que llenará el resto de nuestros días.

Algo viejo: Simboliza la continuidad, que aunque iniciamos una nueva vida, nuestros vínculos con nuestras familias y amistades permanecen ahí, aunque evidentemente variarán, adaptándolos a las nuevas circunstancias, pero seguirán siendo de vital importancia. Puede ser alguna joya o algún elemento del vestuario, normalmente de la madre o abuela de la novia.

Algo prestado: Suele prestarlo alguna amiga de la novia o alguien muy próximo a ella y la motivación es que quien lo presta sea alguien ya casado y feliz, atrayendo así para los nuevos esposos la felicidad de este matrimonio.

Algo azul: Tal vez una de las tradiciones más antiguas, pues data  de la época de Jesucristo en el antiguo Israel, donde las novias solían levar una gran banda azul que acreditaba fidelidad, pureza y amor. Hoy las novias son más discretas y solo suelen llevar algún pequeño detalle azul, pero el significado es el mismo.

Algo nuevo, algo viejo, algo prestado y algo azul

Evidentemente nadie está obligado a seguir esta tradición y el no hacerlo no va a traer desgracia ni mal fario al recién estrenado matrimonio, pero aun así me parece una bonita tradición que no debería perderse. Tal vez conociendo ahora el significado, os pueda apetecer más seguirla.

Espero que os haya gustado y tal vez conozcáis alguna particularidad más de esta bonita tradición y os apetezca compartirla en los comentarios.

Compartir mola.... Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *